Cuphead una review sentimentaloide

Hoy no voy a hablar de apartados técnicos, como gráficos, banda sonora, jugabilidad, etc. si no de qué transmite este juego cuando encendemos la consola y que nos (me) hace sentir.

Dark Souls conoce a Walt Disney

Si, es así. Por fín un juego que implica dificultad, un juego que me hace recordar aquella época en que no había DLCs, ni multijugador online, ni puntos de control. Si la cagas, empiezas de nuevo. Así es Cuphead. Cuando leí que los desarrolladores decían algo así como: “los jefes estarán a la altura de las expectativas” yo pensaba: Si, ya veremos…Pues tenían razón.

cuphead facepalm

Hoy, llevo 55 minutos intentando pasar uno de los primeros jefes. Atascado una y otra vez en prácticamente el mismo punto (al final del nivel) y quiero más.

Este juego, ha hecho que si necesito un desafío en un videojuego, no tenga que encender mi Super Nintendo y poner el Aero fighters para acabar con dolor de muñecas, de dedos y con una gran sensación de frustración y satisfacción que me invade.

cuphead aerofighters

Este juego es como si el ángel que aconsejaba a Walt Disney hubiese desaparecido y solo quedase el demonio jugando los dos papeles.

Quizá sea que estoy casi en la treintena y empiezo a ser un viejoven, o quizá sea que echaba de menos la frustración de no poder terminar un nivel. Pero Cuphead me encanta, y ahí mi recomendación, si tenéis 20€ que gastar, hacedlo, pero no en cualquier cosa.

Comprar esta maravilla de juego y disfrutad. Pero prepararos para sufrir, tanto física como mentalmente, porque, ya no estamos acostumbrados a este nivel de dificultad. La dificultad nintendo, por fin ha vuelto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *